28.6.10

Mis tartas

Cuando estuve buscando cursos de galletas decoradas por mi zona, encontré unos cursos de fin de semana sobre tartas personalizadas con pasta de azúcar. La chica que lo impartía se iba durante un periodo indefinido de España, y no iba a realizar ningún taller más del nivel básico, así que ese mismo fin de semana estaba yo amasando azúcar. Me gustó tanto que me decidí a realizar los otros dos niveles que había, antes de que se fuera. Aprendí bastante, pero nada que ver con todo lo que hay que aprender y practicar.

Pensamos en montar nuestro pequeño negocio de tartas decoradas en la zona, ya que por aquí no hay nada de esto. Pero por varias circunstancias se quedó en agua de borrajas. Hoy por hoy, me conformo con hacerlas para la familia.


En este caso, el bizcocho es blanco al que se le añade sabor con el almíbar al hidratarlo. El almíbar puede ser del sabor que se quiera, usando esencias naturales o bien trozos de fruta. En este caso se usó papaya deshidratada. Las figuras son de pasta de chocolate blanco, también se pueden hacer de pasta de azúcar, pero en mi opinión y en la de mi maestra, de chocolate está más ricas. Yo soy incapaz de comerme la pasta de azúcar, pero es muy fácil de retirar, y la presencia de la tarta creo que no queda mal. Lo mejor de todo es que se pueden personalizar con los personajes que quieras, los colores, los pisos, hasta hacer las figuras mas voluminosas y que estén rellenas, como es el caso del tractor, que es un trozo de bizcocho cubierto de pasta de azúcar.

Ingredientes para el bizcocho blanco:

7 huevos

300 gr. de azúcar

350 gr. de harina tamizada

8 gr. de levadura en polvo

1 taza de agua

1 taza de aceite

Ingredientes para el almíbar:

300 ml. de agua

100 gr. de azúcar

1 fruta en trocitos


Esta preparación yo la he intentado hacer en casa con la Thermomix y con un robot de barillas, y nunca me ha salido exactamente igual que en el taller. Así que todas estas indicaciones es para quien tenga la gran suerte de tener un robot estilo KitchenAid.

Primero se hace el almíbar. Introducimos en un cazo todos los ingredientes y dejamos cocer, hasta que se haya incorporado bien el azúcar con el agua. En caso de usar fruta, hay que asegurarse de que suelte todo el jugo. Dejamos enfriar.

Batir los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen. Bajar la velocidad e ir añadiendo el agua y el aceite despacito y en este orden. Después se añade el harina con la levadura, cuchara a cuchara en forma de lluvia, no demasiado despacio, porque sino la mezcla anterior puede bajar demasiado. Poner la mezcla en un molde previamente untado con aceite o mantequilla y hornear a 150º durante 1 hora, o hasta que se introduzca un pincho y salga limpio.



Es mejor preparar el bizcocho la noche de antes a la realización de la decoración, ya que tiene que haber enfriado totalmente. Una vez frío, se divide en dos o tres partes, dependiendo de la altura que queramos. Pulverizamos o impregnamos con una brocha todas las partes del bizcocho con el almíbar que hemos hecho previamente. Después rellenamos, entre capa y capa, con el relleno que hayamos escogido. En el curso elegimos dulce de leche. Una vez montado el bizcocho se unta por todos los lados del relleno, esto hará de "pegamento" y unirá el bizcocho con la pasta de azúcar.

Y finalmente "tapizamos" el bizcocho con la pasta de azúcar, y con las figuras que formen el diseño.

Estas tartas se puede hacer con cualquier tipo de bizcocho, a mi este no me sale porque no tengo la KitchenAid, pero hago otros como el de yogur de toda la vida, incluso el de zanahorias, todo vale, siempre que esté rico y sea un bizcocho que aguante el peso de la decoración.



21.6.10

Risotto de espárragos y setas





Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de junio nos invita a preparar todo un clásico de la comida tradicional italiana, un Risotto de verduras.


Creo que el primer reto conseguido y con éxito en la mesa. No sobró absolutamente nada. Tengo que decir que ese día conté con la ayuda de toda nuestra familia, mientras unos estaban con los niños, otros estaban picando verduras en la cocina. Aunque todo eso es lo que hace que la cocina sea entrañable y te sientas tan reconfortada cocinando. Compartir esos momentos, la comida, la sobremesa, con las personas que quieres, es lo que hace tan maravilloso esto de cocinar.

En otra ocasión ya había hecho risotto, pero había usado arroz normal, porque en nuestra ciudad no lo encontraba. Como nuestra familia venía a comer, les encargué el arroz Arborio, ya que la ocasión lo requería, era el cumpleaños de mi padre. Tengo que decir que sin desmerecer como queda con un arroz de grano corto normalito, el arroz Arborio consigue atrapar los aromas y sabores de la preparación, sin pasarse rápidamente, sin romperse realmente queda al dente.

Otro punto a destacar es la hidratación de las setas, nunca me salía bien. Esta vez compré otra marca, las instrucciones eran diferentes y venían en francés, pero con ayuda de mi marido, conseguimos que quedaran casi igual de sabrosas que las frescas. Por si alguno no lo sabe o no termina de encontrar el punto os comento las instrucciones.


Introducir las setas en ½ l. de agua a punto de ebullición. Dejar cocer unos 7 min. A continuación retirar del fuego tapar la cacerola y dejar reposar 10 min. Escurrir y enjuagar con abundante agua fría para que termine el proceso.

Una vez que se sabe hacer esto, se pueden emplear en cualquier preparación, y su precio es mas asequible que frescas, además se encuentran todo el año.



Risotto de espárragos y setas

Ingredientes:

400 grs. de arroz Arborio
1 ½ l. de caldo pollo y setas
125 grs. de mantequilla
1 cebolla muy picada
2 dientes de ajo muy picados
150 grs. de zanahoria troceada
370 grs. de espárragos verdes troceados
40 grs. Boletus Edulis deshidratados
3 cdas. de cebollino
150 ml de vino blanco seco
80 grs. de parmesano recién rallado
Sal y pimienta recién molida
4 o 5 hebras de azafrán

Ponemos el caldo a calentar, sin que llegue a bullir. Derretimos la mitad de la mantequilla a fuego lento para evitar que se queme y añadimos la cebolla, los ajos y las zanahorias. Añadimos una pizca de sal para que suden y suelten el agua. Se rehoga hasta que esté la cebolla transparente, aproximadamente 5 min.

A continuación añadimos el arroz , y lo removemos, siempre a fuego lento para que el arroz no se tueste. Cuando esté todo bien mezclado añadimos los espárragos, los boletus ya hidratados y juntamos bien con el resto de ingredientes.



Luego añadiremos el vino y esperamos a que el arroz lo absorba mientras vamos removiendo. Vamos añadiendo el caldo cazo a cazo, nunca todo de golpe, mientras se sigue removiendo. Disolvemos el azafrán en un poco de caldo y lo añadimos también. No debe hervir a borbotones, ni tampoco dejar que se evapore el caldo. El tiempo de cocción será aproximadamente de 18-20 min. debe de quedar cremoso pero consistente, lo que llamamos al dente.
Cuando esté hecho añadiremos la mantequilla restante cortada en dados y el queso recién rallado, mezclándolo con el arroz delicadamente. Rectificar de sal y pimienta. Dejar reposar para que el arroz se asiente.

Por último, aunque la cocina para mi es un momento de para la desconexión y en el que las prisas prefiero que no entren, hay días en los que son inevitables. El risotto como cualquier plato de arroz es delicado y hay que prepararlo en el momento, pero se puede preparar con antelación hasta el punto el que se le añade el vino. Cuando el arroz ya esta bien mezclado con el resto de los ingredientes, se retira del fuego se pone en oto recipiente que esté frío y se deja hasta que sea el momento de cocinarlo.

Espero que os guste

19.6.10

Los comienzos

Desde hace unos meses, sigo varios blogs de cocina, que no paran de sorprenderme. Todo empezó cuando buscando un curso de galletas decoradas por mi zona, tope con el Rincón de Bea. En el encontré mil cosas interesantes y no podía parar de leer y de pinchar aquí y allá. Luego llegaron otros de cocina y fotografía .
Así que finalmente me decidí por compartir lo poco que se de cocina y enseñaros lo que aprendo con todos vosotros. Aunque ahora no tengo mucho tiempo, intentaré publicar regularmente, porque sino los blogs "mueren". Para que esto no ocurra, me he apuntado a "Whole Kitchen" a los retos salados y espero poder hacer los dulces en breve.