14.8.10

Sandwich de jamón y paté brie

Voy a dejar unos días de publicar, creo que hasta finales de agosto. Hoy me voy a las fiestas del pueblo de Gaby, mi marido con los niños. Y luego cuando volvamos quiero dedicarles el tiempo que me queda del día a los peques, ir a la piscina, a casas de amigos, a dar un paseo por los pueblos de alrededor...A disfrutar.
Seguiré leyendo vuestros blogs y cuando pueda comentándolos, pero el mio queda cerrado por vacaciones. También necesito empaparme un poco de todo esto de la bloggosfera porque me puse a publicar sin tener ni idea de la velocidad a la que funcionaba. Quiero darle un aire mas personal al diseño del blog y no tengo ni idea de como hacerlo.
Hoy os dejo con un sandwich que a Gaby y a mi nos gusta mucho. Es una receta que saqué de una revista. Espero que os guste.


Ingredientes:
225 gr de queso Brie
150 ml de vino blanco seco
75 gr de mantequilla
salsa worcester
sal y pimienta
Rebanadas de pan de molde (2 por sandwich)
Jamón cocido

Para realizar el paté de Brie:
Retirar la corteza del queso y ponerlo en remojo en el vino durante 4-6 horas. Transcurrido este tiempo escurrirlo. Batirlo primero ya que se habrá quedado muy compacto . Mezclarlo con la mantequilla en pomada, hasta que quede una pasta homogénea. Añadimos unas gotas de salsa Worcester y salpimentamos al gusto. Lo dejamos reposar en la nevera unas 12 horas.

Para montar el sandwich:
Tostamos las rebanadas de pan y untamos el paté en las dos rebanadas por un lado. Encima de una de ella ponemos una loncha de jamón y tapamos con la otra, poniendo la parte untada hacia arriba.  Encima ponemos otra loncha de jamón y le untamos a esta paté de Brie. Lo metemos en horno a gratinar, y lo sacamos cuando esté dorado. Servirse inmediatamente para que no se enfríe.

13.8.10

Chipirones rellenos de gambas al brandy

Estos días como ya os comenté estoy bastante liada, y no tengo mucho tiempo de cocinar. Bueno de cocinar si, porque hay que comer pero no puedo hacer las fotos. Como muchos de vosotros no tengo un equipo en condiciones y las tengo que hacer de día, para aprovechar la luz natural, ya que si uso el flash no me gustan.
No sé que voy a hacer en invierno. A ver que me cuenta mi hermana, algo me comentó de un flash portátil, bueno ya os contaré. Vamos a la cocina....
Los chipirones rellenos me gustan de todos modos, fríos, calientes, rellenos de pescado, setas, verduras.... Creo que es una receta muy versátil, y que se puede adaptar a muchas combinaciones. Esta de gambas, es muy socorrida ya que son gambas congeladas. La receta, como todas, se puede hacer más complicada, usando gambas frescas cocidas y usando el fumet para el caldo de la salsa, eso depende del cocinero.

Ingredientes:
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
500 gr de chipirones enteros
150 gr de gambas peladas
300 ml de caldo de pescado
150 ml de brandy (se puede usar también ron o incluso vino blanco)
Aceite y sal

En una sartén grande con aceite de oliva virgen, rehogamos el ajo picado con la cebolla cortada en brunoise. A fuego fuerte al principio y a fuego suave después, para que se caramelice la cebolla. Debe de quedar casi transparente.
Pasamos los chipirones por harina y en otra sartén aparte, los freímos sin quitarles los tentáculos. Introducimos pocos cada vez, para que no se baje la temperatura y se frían,  no se cuezan.
Una vez fríos, los rellenamos con las cabezas, tentáculos y 1 o 2 gambas ( o las que quepan).
Ya rellenos los pasamos a la sartén de la cebolla, añadimos las gambas sobrantes y doramos un poco. subimos la temperatura, añadimos el coñac y flambeamos. Dejamos que se queme un poco el alcohol.
Una vez apagado echamos el caldo de pescado y una pizca de sal, muy poca. Los chipirones requieren muy poca sal, además el caldo también suele incorporar una poca.
Removemos con frecuencia y dejamos reducir un poco. Si nos queda poco espeso lo arreglamos con un poco de maicena.
Para que mis niños grades y pequeños no protesten por la cebolla, al final separo los chipirones y las gambas y trituro el caldo, de este modo tampoco hay que añadirle maicena.

10.8.10

Tortillas de harina con guacamole

Las tortillas parecen fáciles, y yo me puse hacerlas en el momento que tuve la receta sin mirar más referencias....¡Ay! cuando me pongo hacerlas. Primero algunas se hinchaban que parecía que iba a salir volando y segundo una vez fuera de la sartén no había quien las doblara sin que se rompieran. Así que retiro la sartén del fuego y me pongo a buscar ¿Que hacer para que no se queden duras? Llegué a esta página donde explican muy bien como hacerlas. El que se hinchen es buena señal, pero claro si no lo sabes, piensas .. en la vida he visto una tortilla con un huevo tan grande. El hecho de que se rompieran, era porque las hice muy pequeñas para el aperitivo. En el momento que me puse a hacerlas a un tamaño mediano y reposaron todas juntas y tapadas, todo solucionado. Con el guacamole, me pasó algo muy parecido. A mi no me gusta el guacamole en exceso, y siempre lo había comprado hecho. Este en cuestión lleva ajo, pero las recetas que yo encontraba ninguna lo llevaba, así que me decidí ha hacer "guacamole a mi manera". Ya sabéis con unas buenas cervecitas y buena compañía. ¡Todo un éxito!
Ingredientes del guacamole:
2 aguacates
1 tomate
1 cebolla
1 ajo
zumo de limón
cilantro
sal
Se mezclan todos los ingredientes, los pasamos por la batidora hasta que quede una crema. Se deja reposar unas horas para que se mezclen bien los sabores.

Ingredientes de las tortillas:
300 gr harina
100 gr mantequilla
Agua muy caliente
Sal
Se derrite la mantequilla y se mezcla con el harina en un cuenco grande usando las manos, hasta que parezca arenilla. Es en este momento echamos el agua muy caliente y mezclamos con una cuchara para no quemarnos. Cuando la consistencia de la masa no nos permita trabajarla con la cuchara usaremos las manos de nuevo. Ponemos la masa en la mesa y seguimos amasando.
Si se queda chiclosa hay que empezar a golpearla encima de la mesa. Es muy parecido a hacer pan. Cuando se presiona con el dedo y esta vuelve a su forma, quiere decir que ya está. Dejar reposar 30 min.
Se retoma la masa y se amasa un poco más y se divide en bolitas individuales del tamaño que queramos las tortillas.
Improvisé una máquina de hacer tortillas con dos tablas, poniendo un film arriba, otro abajo y la bolita de masa en medio y apreté lo máximo que pude. Luego tuve que seguir con le rodillo porque no era suficiente.
Ponemos una sartén a calentar y echamos una tortilla, la daremos la vuelta cuando empiecen a salirle burbujas y se puedan levantar fácilmente. Si se hinchan como un globo no hay que preocuparse, eso quiere decir que la masa está bien hecha.
Así una tras otra. Se ponen en un recipiente que tenga mas o menos su mismo tamaño y se tapan con un paño. Y ya están listas para comer.

Esta es la primera receta con la que quiero participar en el Concurso Lazy Blog-Kitchen Club.

9.8.10

Croquetas de setas y gambas



Mi madre hacía unas croquetas con las sobras del cocido, que estaban deliciosas. Siempre estábamos mi hermana y yo esperando a que terminara para rebañar la sartén. Y luego una vez rebozadas nos la comíamos crudas, lo que hacía enfadar a mi madre.
Ahora es mi hijo, mi hermana y mi padre los que lo hacen cuando vienen a casa. Es un plato que nos encanta, pero que no tuvimos la suerte de poderlo aprender. Así que nunca me salían y era una asignatura pendiente.
Parecen fáciles, pero lograr un consistencia adecuada en la bechamel para poderlas amasar no lo es, o para mi no lo era. Cuando hace unos años fuí a un curso de cocina, nuestra profesora nos dió esta receta. Todos la leímos con incredulidad, incluso aquellos a los que las croquetas no se les resistían . ¿Echar todo la leche de golpe?
Cuando llegamos a cocina y nos dispusimos a hacer la bechamel, no nos lo creíamos. A pesar de estar pegada la mantequilla con el harina en las varillas y que esto parecía una pasta inservible, al echarle la leche caliente se empezó a soltar y cojer consistencia. Algo muy importante es trabajarla siempre con varillas. Al final es muy cansado, a veces salen ampollas en las manos de mover la varilla, pero realmente merece la pena el resultado.
Podéis echarle el ingrediente que queráis. Si el ingrediente está crudo como en esta receta, lo echáis en la mantequilla y que se haga primero, así cojerá sabor. Pero si es jamón, pollo bacalao... se echa cuando ya esté terminada la bechamel. Si no tenéis caldo o la receta no lo requiere, pensar que siempre para estas cantidades tiene que utilizarse 1 litro de leche.
También podéis sustituir la mantequilla por aceite o mitad y mitad.
Este domingo vino mi hermana a comer y quise regalarle estas croquetas. Se que ninguna croqueta nos volverá a saber como las que hacía mi madre, pero estas salen realmente deliciosas.

Ingredientes de la bechamel:
140 gr de harina
115 gr mantequilla
150 gr gambas
250 gr de setas picadas
750 ml leche
250 ml fumet de pescado
Nuez moscada
Sal
Pimienta
Ingredientes del rebozado:
Harina
2 huevos
Pan rallado
Ponemos a calentar la mantequilla, sin que se caliente demasiado, echamos las setas y las gambas troceadas. Las rehogamos un poco hasta que casi esté evaporado el agua de las setas, pero no del todo. Añadimos el harina y la trabajamos a fuego lento unos 5 min, para quitar el sabor de harina y que coja el sabor de las gambas, setas.
Mientras calentamos el fumet y la leche, sin que lleguen a hervir.
Cuando tengamos hecho el roux, lo retiramos de fuego y lo dejamos enfriar un poco. Fuera del fuego se añade el fumet, la leche y se revuelve un poco con las varillas. Se pone de nuevo a calentar a fuego medio y se sigue dando vueltas hasta que hierva. Se baja el fuego y se sigue cociendo y dando vueltas 15 min. Controlar el tiempo porque se hace muy pesado, pero cuanto más tiempo la trabajemos mas fina saldrá.
La sal, la pimienta y la nuez moscada se echan cuando está echa la bechamel. Se extiende en una bandeja y se tapa con film bien pegado a la masa para que no forme costra y se deja enfriar para formar las croquetas mejor. Yo lo dejo hasta el día siguiente.
Para el rebozado se hace en este orden, harina, huevo y pan rallado. El harina es para que no se rompan al freírlas.
Un truco para quienes no tengan manga de hacer croquetas, como yo. Antes de empezar a amasar, cortar la masa en porciones iguales.
Si las queréis congelar, no hay problema, pero cuando las saquéis volvéis a pasarlas por huevo y pan rallado de nuevo, saldan como recién hechas.

5.8.10

Calabacines en costra

¿Quién me manda a mi meterme en estos líos?
El blog, los retos, los concursos, el huerto.... y por si fuera poco una nueva incorporación a la familia, una conejita que mi hijo a bautizado con el nombre de Perla y un disfraz de Tierra que tengo que hacer para el 14 de este mes. Me faltan horas.
Menos mal que tenemos que echar el freno para esto que nos gusta tanto comer.
El plato que os presento hoy, es propio para situaciones en las que no puedes dedicarte todo el tiempo que te gustaría, a cocinar unos buenos calabacines.
Llegas de la piscina o de trabajar con estos calores, abres el frigo y ahí está los Calabacines en costra que hicimos el día anterior. Espero que os gusten.


Ingredientes:
800 gr de calabacines
500 gr de patata
1 cebolla
2 huevos
80 gr de parmesano
50 gr de pan rallado
1 diente de ajo
1 ramito de perejil
Aceite de oliva virgen extra
Nuez moscada rallada
Sal y pimienta

Pelamos las patatas, las lavamos, cortamos en dados y ponemos a cocer en agua con sal, unos 15 min. Las colamos, aplastamos y dejamos enfriar.
Picamos la cebolla, el ajo y los echamos en una sartén con aceite, salamos. Freímos a fuego lento, hasta que la cebolla esté transparente. En este punto añadir los calabacines, que habremos cortado en rodajas previamente. Saltear unos 10 min.
Mezclamos las patatas, la nuez moscada, la pimienta, los huevos, 40 gr. de pan rallado, los calabacines, el perejil picado y 60 gr. de queso recién rallado.
Colocamos esta pasta sobre una bandeja de horno forrada con papel y le damos la forma de un rollo manos. Cubrimos con los restos de pan rallado y queso. Rociamos con 3-4 cucharaditas de aceite de oliva.
Horneamos a 200 ºC durante 1h 30 min., hasta que esté sólido y dorado. (En la receta original ponía sólo 40 min. de horneado, para mi gusto estaba sin hacer)
Servimos frío con una salsa de tomate y albahaca. realmente esté más rico de un día para otro.

Esta vez mi fuente de inspiración es de un libro que tiene por título "Platos de temporada"