29.7.10

Flor de calabacín con miel

La primera vez que vi cocinar las flores de calabacín, fue en los primeros programas que llegaron de Jaime Oliver a Canal Cocina, luego descubrí que es un plato típico de Italia.
Durante estos años nunca he visto el momento de hacerlas ya que me parecían delicadas, tanto que pensaba que en el momento de llegar a casa con las flores estas se iban a marchitar y no me iba a dar tiempo ni a preparar el relleno.
Este año lo planifiqué con mi marido. Tenía todo comprado de antemano y acordamos el día que tenía que cortarlas de huerto para cocinarlas a la noche.

Nada más lejos de la realidad, han aguantado 8 horas perfectamente, primero en un jarrón con agua y luego una vez limpias, en un plato con film en la nevera, para no perder humedad.
Al rellenarlas empecé con mucho cuidado, pero a la tercera ya me di cuenta de que aunque delicadas son mas resistentes de lo que parecen, ya que están muy cerradas y el pétalo da mucho de si. Puede romperse pero luego se pega con el mismo relleno.
Cuando las cojais o las compreis, tener en cuenta que estarán más sabrosas si el tallo ya es un pequeño calabacín.
Ingredientes:
6 flores de calabacín
100 gr. de queso en crema
25 gr de parmesano rallado
1 cucharadita de nuez moscada
1 ralladura de 1 limón
Harina
Agua fría
Miel
Para el relleno de las flores mezclamos el queso en crema, con el parmesano, la ralladura de limón y la nuez moscada.
Dejamos reposar mientras lavamos un poco las flores no en esceso, ya que el agua para las flores no es nada bueno. Hay que comprobar que no tengan ningún bicho dentro.
Rellenamos las flores, abriéndolas con cuidado. La cantidad de relleno será en proporción al tamaño de la flor, en estas sería aproximadamente del tamaño de una nuez.
Una vez terminado, procedemos a realizar el rebozado, poniendo en un bol el agua fría con sal y añadiendo poco a poco el harina hasta conseguir una textura parecida a la de la nata. Ponemos a calentar el aceite y cuando este muy caliente metemos las flores previamente rebozadas. Vuelta y vuelta no necesitan más.

Las ponemos a escurrir el exceso de aceite en un plato, salpimentamos y emplatamos. Las echamos por encima un poco de miel, cuidado con echar mucha para que no camufle el resto de los sabores.



3 comentarios:

Sonia - L'Exquisit dijo...

Que cosa tan bonita! nunca las he comido...me lo apunto

Un abrazo,

Lore dijo...

Ana, me parece un lujo total! Te quedaron preciosas y me imagino como tienen que estar de ricas....
Yo hace tiempo que tengo ganas de hacerlas (tambien se las vi a Jaimie) pero no hay manera que mi abuelo me deje cortar asi los calabacines...jejejjejejje
Besos y buen finde!

El dia mas dulce " Ana" dijo...

Sonia si que quedan lucidas en el plato, muchas gracias.
Lore dile a tu abuelo, que necesitas los calabacines chiquititos que fritos como los pimientos del padrón están geniales. Quizás asi te hagas con alguna flor... Jejeje, ya me contarás