5.10.10

Saquitos de col rellenos




La hermana de mi madre, vive en Estados Unidos desde los 18 años, lleva allí más de 50 años, por lo que sus costumbres culinarias son más americanas que españolas. Eso añadido a que mi abuelo trabajaba en la base americana de Torrejón de Ardoz, hizo que mi experiencia culinaria con el otro charco, no fuera tan lejana.

Me crié, con pancakes para desayunar y sirope de arce, bizcochos de zanahoria, crema de cacahuete, kisses de chocolate, gominolas Haribo, helado de  pistacho.... claro os podeis imaginar cuando hacíamos merienda en casa con los amigos .....alucinanban. Nosotras no entendíamos porque no lo hacían en otras casas, y nos parecía extraño que con lo ricas que estaban las tortitas o el bizcocho de zanahoria, nadie lo hubiera comido.

Crecimos en la ignoracia, en un sentir antiamericano infundido por la sociedad pero que se desmoronaba cada vez que mi tía venía de viaje, o enviaba alguna carta con fotos y recetas para sandwich. 

Mirando al pasado, te das cuenta de lo inconcongruente de la historia. Me doy cuenta de lo afortunada que fuí por poder atesorar recuerdos, que ahora puedo transmitir a mis hijos. Y de conocer una cultura en la que la única comida no es la hamburguesa.

La primera vez que probé este plato tenía unos 20 años, y estaba en "mi post adolescencia". Mi madre ya no estaba y lo hizo mi tía, la que en aquel entonces no era santo de mi devoción, por diversas razones. Así que os podéis imaginar con la cara que miré este plato.  Sin embargo ahora forma parte de mi recetario particular y me gustaría compartirla con todos vosotros.

Esta entrada quiero dedicarsela a El Brecha, espero que le guste tanto como a mi su verborrea, con la que me hace pasar muy buenos ratos. Ya sé que no es un plato italiano, pero hay que abrirse al mundo, ¿no crees?. A Kisa, que a pesar del blog tan maravilloso que tiene y de las recetas tan buenas que nos presenta, no consigue que amase...bueno la verdad es que no tengo demasiado tiempo...pero al final lo haré, lo prometo. Y a Vero que hace poquito a empezado con su blog, y es encantadora, siempre con  muchas ganas de superación.




Ingredientes:

12 hojas de repollo o col
100 gr de arroz cocido
250 grs de carne picada mezclada (cerdo y ternera)
1 bote de maiz
250 gr tomate frito casero
Queso parmesano rallado
1 cucharita curry
1 cucharada albahaca
1/2 cucharadaoregano
1 pizaca jengibre
1 cuharadita salsa Worcester

Retiramos las hojas de repollo con cuidado de que no se rompan ( yo les doy un corte en la base que es donde son mas gruesas). Las cocemos en agua hirviendo con sal 15 minutos, retiramos de fuego transcurrido este tiempo y las dejamos escurrir.

Mientras hacemos la farsa. Rehogamos la carne, con un pizca de aceite de oliva, sin salar y a fuego fuerte. Sin parar de remover para evitar que se queme. Cuando haya cogido color, salpimentamos y añadimos el resto de las especies, el arroz y el maiz. Removemos y reservamos.

Cuando las hojas estén secas ponemos en la parte curva un par de cucharadas de la farsa que hemos preparado. Hacemos un paquetito que sellamos con un palillo, poniendolo con esta parte hacia abajo en un fuente de horno. Una vez hechos todos los saquitos vertemos un chorrito de tomate frito por encima y espolvoreamos queso parmesano recien rallado.

Introducimos en el horno precalentado a 180ºC, y se deja hornear 15 minutos. Transcurrido este tiempo lo sacamos y servimos.


Nota:
Yo cuento con 3 hojas por comensal, y las cantidades de especies son orientativas, se pueden cambiar cantidades y tipos de especies. La receta original lleva cardamomo, pero por esto lugares no la encuentro y lal tengo en mi lista de pendientes cuando vaya a Madrid.

44 comentarios:

Begoña dijo...

Preciosa historia y plato delicioso. Me encanta este post!! Pero te tengo que hacer una pregunta: ¿Cómo es posible que no seas bilingüe?

Un beso enorme y gracias por la receta (Tengo una col en casa que me está dando mucho de sí)

Rosaleda dijo...

Ana, preciosa la historia que cuentas. Es maravilloso como traemos desde nuestros recuerdos tantas cosas con solo un plato, o un sabor.
Es curioso como aun estando todos en el mismo lugar geográfico podemos tener experiencias tan distintas, con respecto a las comidas.

Con tu permiso me la llevo, soy adicta a la col ( la como incluso cruda) y esto lo tengo que probar. Ya te contaré.

Besos.

Glo dijo...

Jolines!!!! Había escrito un parrafazo y se me ha borrado!!!!!!!!

Te decía que me encantan estas historias y conocer con ellas un poco más de vosotras!!!! Y que también me encanta la col, así que es un pack perfecto. Una historia muy bonita y una receta deliciosa.

Te copio la receta, me ha encantado!!!! Pero tengo una pregunta, ¿no se rompe la col cuando intentas hacer saquitos después de cocerla?

Un besazo guapetona!

Itzi dijo...

Jo, lo que vale este post, nena.
Me ha encantado.

La historia, las dedicatorias, y por supuesto la receta.

Genial.

Oceanitos.

Coses de Llàbiro dijo...

No me estraña que alucinaran !!!
Tengo una col grande en casa, ya tenía pensado hacer una receta pero me da para hacer las dos.
La pruebo seguro !
Un beso.

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Qué bonita la historia Ana! la verdad es que sí que debieras sentirte afortunada, en mi casa lo de la comida era sota, caballo y rey, y por supuesto, clásica, la pasta eran siempre macarrones, y a la bolognesa, o como mucho, con atún y huevo... los spaguetis jamás entraron en mi casa, ya no hablemos de pastas rellenas...
Cocina americana? nada, de hecho mi primera hamburguesa la comí con 16 ó 17 años, y por supuesto, fuera de casa, jajajaja.
Así que esa posibilidad de conocer otra gastronomía, tan amplia y rica, debe considerarse así, como una fortuna.

Además el plato pinta rico rico, claro, que con las fotos que tú haces... siempre pasa igual! todo pinta bien!

Besos.

Juana dijo...

Si que es verdad que hay algo más que hamburguesas en la tradición culinaria de los estados unidos!!, yo la verdad, lo descubrí hace poco, pero empiezo a incorporar cositas a mi recetario.
Tus rollitos son preciosos, las fotos preciosas,y el sabor lo descubriré pronto, pues esta receta me la apunto!!!
besos!

Ana - El dia mas dulce dijo...

Gloria, en este caso solo se me rompió una, que pude arreglar con el cierre. Hay que intentar poner la farsa en el medio y el primer trozo que se dobla es el mas grueso, la hoja envuelve. Me imagino que también dependará del tipo de col, las que sus hojas son rugosas son mas fáciles de modelar, las que yo he usado en esta ocasión, eran de un repollo pequeño. Espero haber solucionado tu duda.

Besos para todos y muchisismas gracias por vuestros comentarios, me alegran los dias.

Tengo un horno y sé cómo usarlo dijo...

Ana, la verdad es que las fotos hablan por sí mismas, pero yo con la col, que no puedo, de verdad.
Un beso enorme

Glo dijo...

Que mal van los blogs hoy...o es mi pc... Muchísimas gracias solete!!! Lo pruebo seguro!!!

Un besazo!

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Siempre que se habla de la comida americana lo primero que piensas es en hamburguesas y poco más. Va bien que nos expliques y enseñes otras recetas, porque esta es muy apetitosa.
Besos.

foodtravelandwine dijo...

Ana....que linda entrada....una entrada con nostalgia, pero con mucho sentimiento....me ha gustado mucho, al igual que la receta...me creeras que tanto tiempo viviendo aca recien hace un par de meses he incluido los pancakes en mi desayuno?.....quizas porque la comida me conecta a mis raices......es verdad la comida aca va mas alla de las hamburguesas....Abrazotes, Marcela

Mónica Alvarez Lama dijo...

Hola Anita:
gracias por visitar mi blog.
Los saquitos de col o repollo como los conozco,están también dentro de la gastronomía árabe.Yo tengo ascendencia árabe por lo cual los como cada cierto tiempo.Son deliciosos.
Los tuyos se ven fenomenales.
Los sabores y olores de nuestra infancia sin duda nos marcan.

Saludos desde Chile

Anniki dijo...

Hola Ana! Estoy totalmente de acuerdo contigo, yo he ido en muchos viajes a Estados Unidos, la verdad es que me encantan y estoy cansada de decir a mis amigas que allí no todo es comida basura, que hay comidas riquísimas, desde luego, he probado unos T-bone que están deliciosos! Y ya no te cuento más... La cosa viene a ser como aquí, si vas a La Rambla de Barcelona, a Port Aventura, o lo que sea... que te vas a encontrar? Comida que no tiene nada que ver con nuestra cocina española!

Y de los saquitos que nos traes... DIVINOS! :)

Un beso wapa!

Anniki http://gastroadikt.blogspot.com

luisa dijo...

Ana que bonita historia y que saquitos mas deliciosos. Bss.

Marta dijo...

Hola chica!!! ante todo gracias por acercarte a mi blog!.... es todo un placer que entres, y sobre todo que te quedes!.... he visto tu cocina y me encanta... éstas hojitas de col rellenas son una delicia!!!, y en general me gusta el ambiente que se respira aquí... así que con tu permiso también llego para quedarme! Un abrazo!

Lydia dijo...

Una receta muy interesante y seguro que deliciosa. Me ha gustado mucho saber un poco más de ti a través de esta historia. Muacks

Gema dijo...

Me encanta todo lo que dices, es muy especial y la receta es estupenda. La idea genial... tiene que estar exquisito. Besos

Tito dijo...

Preciosa historia Ana, y superbien relatada, me encanta leerte!.

Y esos saquitos tienen una pinta deliciosa. Cualquiera diría que se trata de una obra culinaria del otro lado del charco!! ni de broma!! Me han encantado, así que con tu permiso, me la guardo bien guardadita!

Gracias por compartirlo!


Saludos, Tito!

Ingrid dijo...

Hola Ana, que historia tan bonita! como disfrutaste de niña con todas estas delicias que tenías la suerte de comer en casa. Yo hasta bien adulta no sabía ni lo que era una tortita!! Estos saquitos son una preciosidad, parecen de adorno! pero seguro que estan riquísimos!! Mil besos

EL BRECHA dijo...

Que cojonudo es el sutil pellizco en el estómago que viene propiciado por una pequeña alegría en medio de la cotidianidad. En un día vulgar y anodino como hoy, vuelvo del curro, pego un vistazo a las novedades blogueras y raca, mención p´al tete y dedicatoria al canto en "El día más dulce". Pues muchísimas gracias Ana,guapísima. Que le has dado una pincelada de aliciente a un día rutinario y sosuno.

Muy guapo el tono que le has dado a tu restrospectiva sobre vivencias culturales y gastronómicas importadas de aquellas tierras.

Completamente de acuerdo con que hay que abrirse al mundo. Abrir la mente y el paladar.

En cuanto juntamos (la socia y yo) cuatro duros y coincidimos en unos días en los que no hay que currar, nos echamos el macuto al hombro y nos piramos por ahí. Una o dos veces al año que la economía proletaria tampoco da para mucho más.

Hasta este verano nuestras escapadas se habían circunscrito a Europa (bueno y una vez a Túnez) pero este año por fin cruzamos el charco y materializamos nuestro viejo sueño de ir a Nueva York.

En todos los viajes procuro impregnarme de la cultura de turno por el expeditivo procedimiento de jalar y privar sin cuartel. En Nueva York ya ha sido el acabose. A lo tentador de muchos de los manjares que se ofrecen por aquellos lares hay que añadir lo descomunal de las raciones, exceso este muy de mi gusto y que practico sistemáticamente en casa. A pesar de que tenía muchas ganas de patear Little Italy, que es prácticamente la calle Mulberry y poco más, y los papeos tradicionalmente italianos tuvieron gran protagonismo en el periplo gastronómico, los desayunos típicos de allí y otros platos no mañaneros fueron todo un hallazgo. Nada como visitar un sitio para empezar a desterrar tópicos.

Iba a empezar a largar sobre el sentimiento antiamericano, pero dada la complejidad del tema y que me ha dado por mirar la extensión de los escrito y he pensado "Ostia, como se te ha ido la pinza nen" me lo guardo para otra ocasión en la que surja el tema.

De modo que me anudo la servilleta al pescuezo para lanzarme en plancha a por tu receta.

Besakos Bastardos.

Más allá de 365 sonrisas dijo...

q bien esas tradiciones!!! y esos saquitos!! un besazo enorme!!!!

Viena dijo...

Me gusta mucho tu receta y con tu permiso me la copio para hacerla. Verás la col es un ingrediente que me encanta y casi todas las recetas, que no sean en ensalada, provienen de la cocina rusa, sí, sí, no es extraño, ya que Rusia, mejor dicho la Federación de Rusia es la mayor productora de coles a nivel mundial y claro, tiene recetas de col muy ricas.
Ahora esta receta tuya me encanta y es diferente, la voy a experimentar.
Muchas gracias por compartirla, la receta y la historia. Siempre tenemos asociados a las recetas recuerdos y compartirlos nos acerca.
Un beso.

mar dijo...

me ha gustado mucho la historia, tanto como la receta. Yo también tengo familia en eeuu. En Florida concretamente y allí mi tia en navidad siempre hace paella porque se la piden sus nietos que no tienen ni papa de español jaj. Verdaderamente deliciosos los saquitos :)

Al Dente Gourmet dijo...

Ana,
Como empezar este comentario?... ESPECTACULAR!!!! Estos col rellenos se ven mas que deliciosos!!!

Coincido contigo cuando hablas de Ignorancia de diferentes Sabores y diferentes cocinas, por asi decirlo. Algunas veces Las apariencias no son lo que pareren. Y lo que terminamos saboreando es 1000 veces mejor de lo que imaginamos.

Esta receta tengo que probarla! y Si la verdad esta muy bien que te sientas afortunada de tan Hermosos Recuerdos!

Besos, Aldy :)

Pily Guzman dijo...

Ana: qué ricos rollitos, suena muy rico el relleno y lo que nos platicas mucho más.. ;)

capisi dijo...

Que maravilla de receta, me encantaaaa, un beso.

Silvia dijo...

Mira que los tengo en mente desde hace mucho tiempo y nunca me decido. Ademas de vistosos son riquísimos. Me ha entrado un hambre que ni te cuento, al ver los tuyos.

Besos.

Amparo dijo...

Hola, gracias por visitar mi blog y seguirlo. Aquí estoy yo ahora cotilleando en el tuyo.
Me ha encantado tu historia. Que razón tienes, cuantas ideas prefabricadas de las cosas y de los sitos hay por todo el mundo. Para acabar con ellas no hay nada como salir de casa.
La receta me ha gustado mucho, la guardo para hacerla.
Un abrazo.

Merchi dijo...

Esta receta es tan buena como tu historia. Las fotos hablan por si solas, y no me cabe duda de que estos saquitos de col tienen que estar buenisimos.

Besitos :)

Gabriela, clavo y canela dijo...

Hola Ana! encantada de conocerte!..que lindo blog!
Que buena idea esto de las hojas de col, lo tendé en cuenta.
besos
Gaby

Recetasparamishijos dijo...

Hola Ana, me preguntaba porqué no había visto tus últimas recetas en el dash board, y ahora veo que me había olvidado de registrarme, parece que me perdí de mucho! Me encanta este plato, mi suegra lo hace, ella es de familia árabe. La tuya es una muy buena reflexión, en Sudamérica también hay sentimientos antiamericanos, pero una vez que convivís con ellos, hay mucho que aprender de su cultura, no sólo de la comida. Lo que más admiro es su sentimiento patriota. Cada 4 de Julio es una fiesta hermosa, en todos los estados, immigrantes de todos lados festejan, se cocina en la calle y se intercambia comida, me encanta...
Un beso,
Myriam

Mary dijo...

Using the translator I was able to read the recipe you featured today. There are many versions of stuffed cabbage and you have featured one of the best. I hope you are having a great day. Blessings...Mary

Núria dijo...

Pues con tu permiso me llevo la receta porque me ha gustado mucho.
Ay Ana a mi lo de amasar también me cuesta lo suyo...
besos

Laura (Recetas Trucos y Tips) dijo...

impresionantes esos saquitos

estoy segura que me encantarían, adoro los ingredientes que llevan!


saludos :)

María Jesús dijo...

No conocía esta receta, pero tiene una pinta estupenda, tiene que estar exquisita.
UN beso!!!

Xys dijo...

Me ha encantado la historia, vaya suerte que has tenido. Yo este verano viajaba a USA pero el embarazo me lo impidió así que te agradezco este pedacito de gastronomía "yanki". Te agradecería si puedes poner más recetas de este tipo, son realmente deliciosas.

Frabisa dijo...

Hola, Ana!!!

Qué plato más rico y todos los ingredientes sanos y nutritivos.

Me parece laborioso pero muy sustancioso y magnífico para variar un poco lo de siempre.

un besito

MABEL dijo...

Ohhhh estos saquitos deben estar buenísimos!!! Se me ha hecho la boca agua...
Un beso enorme.

jose manuel dijo...

Que historia más bonita y el plato pues de lujo.

Estupenda receta. Saludos

Laube dijo...

Ana, no encuentras cardamomo??? Ni en los herbolarios que suelen tenerlo?. Yo lo compro en un puesto en el mercado, que vende toda clase de especias...
Me ha gustado lo que has comentado... yo creo que la mezcla nos enriquece. En breve hablaré de eso... en una entrada en mi blog (para lo de la convivencia, que no sé si vas a participar)
Unos saquitos divinos... me encantan la col rellena y sin rellenar.
Un besoteeeeeeee

nuria dijo...

Llevo unos días como en la luna y todavía no te he dicho que estos saquitos me parecen deliciosos. Siempre que veo rollitos de col parecidos a los tuyos en los recetarios tengo me entran ganas de hacerlos pero me da miedo que me tiren la col a la cabeza, je, je. Besos :)

Elisabeth dijo...

Una historia preciosa, y plato delicioso. This is a must try recipe!

paula dijo...

Acabo de descubrir tu blog. qué fotos más chulas. XCon tu permiso me quedo a cotillear un poco. Gracias